viernes, 17 de febrero de 2017

La vida es algo simple, pero insistimos en complicarla - Cómo simplificar nuestra vida

La simplicidad es la máxima sofisticación. Bajo esta premisa, Steve Jobs dio forma a una de las mayores empresas del planeta; Apple. Y también era el lema de Leonardo Da Vinci.

Lo cierto es que la vida es algo muy simple, pero en un error de procesamiento del ser humano, tendemos a complicarnos la vida, y luego, por si fuera poco, además nos quejamos.

Usa el pasado como catapulta, y no como sofá.

Hay dos "tiempos" en los que no podemos hacer nada: el pasado y el futuro. Vivir en pasado nos acarrea un estado nostálgico y en ocasiones depresivo. Y pensar demasiado en el futuro, nos puede generar estrés y ansiedad, ya que es algo incierto. En cualquier caso, es un gasto de energía inútil, pues hasta donde sabemos (y que alguien me corrija si me equivoco), no podemos cambiar nada del pasado, y el único momento de la vida en el que podemos hacer algo es en el presente: ahora mismo.

Pero el pasado tiene algo muy poderoso: lecciones de vida que usando correctamente nos pueden ayudar a crear un futuro maravilloso.

Pero no cargues con los errores del pasado, ni cometas los mismos errores habiendo tantos errores nuevos por cometer. Usa esos errores cometidos y esas lecciones aprendidas como catapulta o como escalones que te ayuden a subir a otro nivel.

Si algo del pasado fue bueno, disfruta del recuerdo. Si algo fue malo, es experiencia que te debe ayudar a no cometer el mismo error.

El éxito, tanto si hablamos a nivel profesional como personal, no se trata de lo que te ocurrió ayer o de dónde te encuentras hoy, sino de hacia dónde te vas a dirigir a partir de hoy para cambiar todo eso.

No hagas las cosas por hacerlas, sé productivo.

No te limites a hacer las cosas. Hazlas bien. Los resultados son más importantes que el tiempo que dedicas a hacerlas. No es lo mismo estar ocupado que estar haciendo algo útil.

Detente y analiza si eso que estás haciendo ahora o aquéllo en lo que estás dedicando tu tiempo te lleva al lugar donde quieres estar mañana o simplemente te ayuda a pasar el tiempo. ¿Merece la pena el esfuerzo?

No hay nada de malo en tener un trabajo temporal que no te gusta. Lo malo es quedarte atrapado en ese trabajo temporal. No pasa nada porque en tus relaciones des con personas que no merecen la pena. Sí que pasa cuando no eres capaz de salir de ellas.

Ver: Cómo ser más productivo en 4 sencillos pasos (Vídeo)

Organiza el espacio, organiza tu vida.

Despeja el desorden en todos los sentidos. Deshazte de las cosas que no te sirven, de aquéllas que ocupan espacio. Y ésto aplícalo tanto para la ropa del armario como de muchas personas tóxicas que tienes en tu vida.

Los espacios desordenados suelen ser molestos y estresantes. Un espacio libre es como un lienzo en blanco en el cual se puede dibujar aquello que deseemos a partir de este momento.

Y desde luego, organiza tu pasado. En ocasiones, no puedes llevar la mochila del pasado hacia donde te diriges. Pasado y futuro no siempre conviven bien, y hay que deshacerse del peso del pasado para dar forma a un futuro mejor.

Puedes cambiar todo lo que no te gusta de tu vida.

Porque hasta ahora hayas hecho las cosas de cierta manera, no significa que debas seguir haciéndolas así, y más si los resultados que has obtenido hasta ahora no son los deseados.

No te quejes de tu vida. En su lugar, cámbiala. No te quejes de las personas que te rodean. Evítalos. No te quejes de tu trabajo y usa esa energía para cambiar tu situación laboral.

Como se suele decir, si haces lo que siempre has hecho, serás lo que siempre has sido. Nada cambia si tú no provocas el cambio.

Es más fácil eliminar todo lo que nos hace infelices que convivir constantemente con la infelicidad.

En definitiva, solemos complicarnos la vida cuando debería ser muy simple.


jueves, 16 de febrero de 2017

Desigualdad de género: la insuperable brecha salarial entre hombres y mujeres

la brecha salarial entre hombre y mujeres.pngLa brecha salarial entre hombres y mujeres es un hecho. Las mujeres en España ganan incluso menos que los hombres en comparación con otros países de la Unión Europea.

Los datos de la última Encuesta de Estructura Salarial, de 2014, comprobaban que el salario masculino era de 25.727 euros de media frente a los 19.744 euros de las mujeres. Esto convirtió a España en el país con mayor brecha salarial de género en  Europa.


Pero la desigualdad entre hombres y mujeres no está solo en el monto del salario, sino también en el tipo de jornada que se realiza sumado al acceso a diferentes tipos de trabajos. La jornada laboral a tiempo parcial es desempeñada por ellas en un 75,2% de los casos y las condiciones en las que trabajan son bastante peores.



Históricamente el paro de las mujeres siempre ha sido superior al de los hombres de manera muy significativa, más permanente y duradero. Como se explica en el artículo de Cinco Días, el salario de los hombres españoles es un 19,3% superior al de las mujeres, frente al 16,3% de la Unión Europea, según datos de la Comisión Europea (CE).


La cruda realidad estadística, ha tirado por el suelo la posición de los que defienden la postura de que los efectos del paro son cada vez menos discriminantes en función de género. Estimaban que se había terminado la desigualdad de las mujeres en el mercado laboral por considerar que las mujeres están más formadas que los hombres, pero claramente no ha sido así.



La segregación horizontal de los empleos (determinados empleos parecen reservados a las mujeres) es otra causa importante de desigualdad. Aunque ellas representan casi la mitad de la población activa, mujeres y hombres no se distribuyen de idéntica manera en los diferentes sectores de la economía. Las mujeres están mayoritariamente representadas en el comercio, servicios a las personas, hostelería, es decir, principalmente en el sector servicios con mucho mayor riesgo de perder su empleo y, sobre todo, más precarios lo que permite la persistencia de una considerable exposición de las mujeres al subempleo. Los sectores en los que predominan las mujeres ofrecen salarios más bajos que aquellos en los que predominan los hombres.



Además debemos de añadir la segregación vertical (desigualdades de acceso a determinados empleos de responsabilidad). Ellas ocupan minoritariamente los puestos de trabajo con elevada responsabilidad. Las mujeres se enfrentan a un techo de cristal que limita sus perspectivas de carrera profesional, es decir, la existencia de barreras invisibles (construidas por los hombres) que impiden a las mujeres alcanzar niveles jerárquicos más altos en el seno de las organizaciones.

Medidas concretas

El Ejecutivo español ha señalado, según informa Europa Press, que “tiene presente el objetivo de reducir la desigualdad salarial entre hombres y mujeres”.

Una de las medidas que se estudian para paliar estas diferencias es el obligar a las compañías a facilitar información sobre los niveles salariales. Deben mostrar las remuneraciones por géneros y niveles profesionales, para comprobar que personas de diferente sexo cobran igual por llevar a cabo una misma tarea.

Según, el estudio Mujeres en la alta dirección en España, realizado por investigadoras de la IE Business School, la presencia de mujeres en puestos directivos continúa siendo escasa en las empresas españolas (13% del total).

Una mayor igualdad entre hombres y mujeres produciría beneficios para la economía y para la sociedad en general. 

Por otro lado la eliminación de la brecha salarial entre hombres y mujeres contribuiría a reducir los niveles de pobreza y a aumentaría los ingresos que reciben las mujeres a lo largo de su vida.


Workmeter



 

miércoles, 15 de febrero de 2017

La selección de personal y la Reforma Laboral

La selección de personal y la Reforma LaboralSe cumplen cinco años desde que se aprobó la última Reforma Laboral y, echando la vista atrás, es cierto que los resultados obtenidos han sido positivos.

Durante los años anteriores al 2011, el mercado laboral, la selección de personal, ha estado muy parada, casi inexistente, y las empresas en lugar de contratar, despedían.

Las empresas de reclutamiento, de selección de personal notamos la crisis de los primeros, lo mismo que somos las que antes comprobamos el cambio de tendencia.

Es cierto que, cinco años después, a primeros del 2017, se está contratando, y mucho.

Nuestra experiencia y especialización sectorial –comerciales, vendedores- nos demuestra que la actividad está creciendo bastante. Llevamos más de un año con dificultades para cubrir determinadas posiciones de algunos sectores y ello se produce porque hay más demanda que oferta, si se me permite el símil económico.

Es justo lo contrario que sucede en las épocas de crisis: hay más oferta de trabajadores que puestos para cubrir.

No soy quien para entrar en la calidad de los puestos de trabajo que se crean, que si son en precario o de larga duración, pero lo cierto es que a nosotros las empresas nos solicitan profesionales a los que les ofrecen puestos de trabajo con previsión de continuidad e, incluso en bastantes casos, acompañados de planes de carrera cuando de jóvenes con talento se refiere.

Que la crisis económica ha terminado (o al menos está en sus últimos coletazos en la mayoría de sectores) es algo que todos podemos comprobar cuando vamos a restaurante, tiendas, salimos de viaje los fines de semana y hablamos con compañeros y amigos y nos ratifican que se ve el futuro cercano con mucho más optimismo. También, hay que añadir a ello que las unidades familiares empiezan a tener a todos sus miembros trabajando, consecuencia lógica de la mejora del mercado laboral.

Y ahora, cinco años después, y analizando como profesionales de los recursos humanos y de la selección de personal que somos el porqué se ha llegado a esta positiva tendencia, está claro que una parte importante de la culpa es de la Reforma Laboral aprobada hace un lustro.

Corresponde a los expertos economistas valorar desde los datos macro la aportación de la Reforma a la economía española, pero nosotros tenemos claro que en la selección de personal sus consecuencias no han podido ser más positivas.


María Godín
Directora ComercialesPlus


martes, 14 de febrero de 2017

Taller d'Imatge Professional a Barcelona

Dins l'acord de col·laboració entre SEiEM i el Rotary Club Barcelona Alba i en la nostra voluntat d'aprofitar sinèrgies, us informem de la realització d'un Taller d'Imatge Professional que tindrà lloc el proper dilluns 27 de febrer a les 19,15 h. a l'Hotel Alexandra (c/ Mallorca, 251).

La donació per assistència será de 10 eur que aniran destinats a la Delegació Catalana de la Federació Espanyola d'Enfermetats Rares (FEDER).

Us animem a assistir a aquest interessant taller que a més es fa per una bona causa. Ens acompanyes?


Lo que todo reclutador quiere ver en tu perfil LinkedIn



LinkedIn. Redes sociales. Búsqueda de empleo.LinkedIn es una herramienta que otorga gran visibilidad a nuestro perfil profesional y que potencia nuestras posibilidades de conseguir empleo. Pero para que esto sea posible, es fundamental conocer bien qué es lo que los reclutadores quieren ver en nuestro perfil, para llamar su atención y conquistarlos

Y por supuesto, no todo lo que se pretende de un candidato es conocimiento técnico y experiencia. Aquí te comentamos cuatro -muy importantes- elementos que todo reclutador también quiere encontrar en tu perfil LinkedIn:
  1. Titulo/Encabezado: Por defecto la red profesional mostrará tu nombre y último empleo en esta sección, pero ¡no desaproveches la oportunidad de tener un atractivo encabezado! El gran poder de este elemento es el de servir de síntesis absoluta de tu profesión o del trabajo que buscas. Encuentra las tres o cuatro palabras que resumen e identifican tu búsqueda. Recuerda nuestros consejos para redactar el encabezado perfecto. Así, ayudarás también a que LinkedIn pueda incluir tu perfil en las búsquedas más adecuadas para ti, y a que ¡los reclutadores no pierdan la oportunidad de conocerte!
  1. Resumen/Extracto: Es el siguiente elemento que aparece en el perfil LinkedIn y constituye tus 5 segundos de “fama” para capturar la atención de reclutadores y empleadores. Al igual que en tu Cv, en este espacio debes incluir un muy breve elevator speech que te defina profesionalmente (quién eres, qué buscas y qué tienes para ofrecer). Por favor, ¡no lo dejes vacío! Tienes a tu disposición 2.000 caracteres y todas las chances para acercarte al trabajo que buscas. No olvides utilizar palabras clave/keyword. El correcto uso de estrategias SEO de posicionamiento es también esencial para que tu perfil aparezca entre los primeros resultados en las búsquedas pertinentes.
  1. Contactos: ¡Claro que sí! LinkedIn es una “red” y por ello, tener suficientes contactos, que sean relevantes para tu industria o compartidos con las empresas de tu interés, facilitará mucho tu búsqueda y la de los reclutadores. ¿Qué es lo más importante? Tener al menos 50 contactos que pertenezcan a tu mismo sector. ¿Cómo conseguirlo? No dejando de participar en foros y conversaciones de tu industria, siguiendo a los referentes y opinando en sus artículos, consiguiendo que tus contactos te presenten a otros y personalizando cada una de las invitaciones que envías.
  1. Recomendaciones: Tener buenas recomendaciones en LinkedIn facilita mucho el trabajo de los reclutadores (¡especialmente si son de jefes o supervisores directos!). Además, obtener recomendaciones en esta red es relativamente sencillo y tú también puedes devolverles la atención a quienes te recomiendan, dejándoles una buena referencia sobre su trabajo.

Blog Adecco