miércoles, 28 de junio de 2017

El trabajo de “encontrar trabajo”

Según datos de Trabajando.com, una media de 85 personas se inscriben en cada proceso de selección, lo que deja a 84 aspirantes fuera de la inserción laboral. Buscar trabajo es una tarea compleja tanto para profesionales con como sin experiencia, y requiere de constancia, planificación, estrategia y del análisis de debilidades y fortalezas.

POR RRHH Digital 
Los seleccionadores invierten un par de minutos en leer un currículum vitae que reciben, por ello, y por la alta competitividad del mercado laboral, los candidatos deben encontrar a través de la exposición de su vida laboral llamar la atención de quien le puede ayudar a encontrar un nuevo empleo. Se trata por tanto de hacer un CV atractivo, con demostraciones de lo que sabemos hacer, y de los logros que hemos conseguido en anteriores puestos. Este es el primer paso para avanzar en un proceso de selección y, lamentablemente, son muchas las personas que comenten errores desde esta fase inicial.

La Comunidad Laboral Trabajando.com – Universia ha querido recoger algunos de los fallos más comunes que los expertos en selección de la firma de consultoría HR- Consulting detectan a diario:
  • Incluir errores en los datos de contacto tan importantes como el teléfono o e-mail.
  • Faltas de ortografía o mala redacción.
  • Incluir la información de experiencia con incoherencias.
  • Falta de adaptación al puesto, con información irrelevante para el proceso en cuestión.
  • Incluir información personal como afiliaciones políticas o religiosas.
  • Incluir cartas de recomendación o referencias (solo se entregan en caso de que se soliciten).
  • Usar un diseño excesivamente recargado.
  • Superar las dos páginas. En la precisión y claridad está la clave.
  • Mentiras que se descubren posteriormente en las entrevistas como cargos de responsabilidad o manejo de idiomas. 
Además de evaluar la mejor forma de mostrar qué clase de profesionales somos, tenemos que marcarnos unos objetivos, definir una estrategia y ejecutarla de forma efectiva y eficiente. “Se recomienda que las personas desempleadas destinen un tiempo X cada día a inscribirse en ofertas de su interés, a enviar candidaturas espontáneas a empresas de su interés, a ampliar la red de contactos a través de redes profesionales o eventos presenciales. Pero no pueden olvidar que es un trabajo y, por tanto, se deben también destinar horas del día al descanso, a los seres queridos, al deporte, y a realizar aquellas acciones que realmente nos satisfacen”, explica Javier Caparrós, director general internacional de Trabajando.com.

La entrevista para demostrar lo mejor

Caparrós destaca que el mercado laboral es cada vez más competitivo, “pero también nos encontramos con candidaturas que no tienen ninguna relación con lo que demanda la empresa para el puesto en cuestión, por lo que se descartan de forma instantánea. Muchos candidatos en su ansiedad por encontrar un empleo se inscriben en procesos de sección sin detenerse a pensar si su perfil se ajusta al cargo requerido, lo que no solo daña la imagen del candidato, sino también sus expectativas, dado que sienten que han enviado su CV a muchas partes y nunca los llaman”.

Sin embargo, quienes logran captar la atención de la empresa con un buen CV, especialmente adaptado al puesto de interés, tienen una segunda oportunidad para demostrar en la entrevista personal que son los candidatos perfectos para la vacante anunciada.

En esta fase de enfrentarse a una entrevista personal, es importante que aquellas fortalezas o capacidades que se indican en el CV, sean respaldadas con logros o actividades que han otorgado valor a la empresa. ¿A qué se hace referencia aquí? Ejemplos son cuando hablamos de ahorro en gastos en departamentos financieros; de apertura de nuevos negocios en áreas operativas; de implementación de planes o acciones beneficiosas para la organización en marketing y comunicación, o de adquisición de nuevos clientes e  incremento de las ventas en departamentos comerciales.

Tampoco se puede olvidar en esta segunda etapa realizar previamente una profunda investigación sobre la empresa, sus valores, su presencia y el puesto en cuestión, información que nos servirá para mostrar nuestro interés por ser parte del proyecto.

“Nosotros hablamos del trabajo de buscar trabajo porque la mejor forma de enfrentarse a este proceso es considerándolo de esta forma. Hay que hacer un buen CV, informarse de lo que busca el mercado, revisar las ofertas de empleo, inscribirse en aquellas que efectivamente se ajustan no sólo a los intereses, sino a nuestras capacidades reales, y preparar una buena entrevista. Y, para eso, hay que tener un horario y una buena planificación”, añade Caparrós.

RRHH Digital

martes, 27 de junio de 2017

Cómo ganarte el respeto de los miembros de tu equipo

El respeto es uno de los valores más importantes que debes fomentar y provocar en tu equipo. Ganarte la admiración sana entre los miembros de la plantilla es posible mediante las siguientes estrategias.

Cómo ganarte el respeto de los miembros de tu equipo

A la hora de ser un buen jefe, existen diversas habilidades y competencias que deben trabajarse, desde descubrir cuál es el estilo de liderazgo más óptimo a reducir las posibles actitudes tóxicas o aprender a retener el talento dentro de tu compañía. Asimismo, dentro de la plantilla es importante fomentar el compañerismo, la competitividad sana o el espíritu colaborativo, además de valores como la sinceridad, el compromiso o la generosidad con el resto de compañeros.

Otro de los puntos clave cuando te encuentras en una posición de liderazgo es lograr que las personas que integran tu proyecto sientan respeto por ti, lo que facilitará que las conversaciones sean más fluidas, las negociaciones más cómodas y la dinámica de la empresa más compacta y poderosa. Para generar respeto puedes recurrir a las siguientes claves.

·         Amabilidad ante todo: Las personas hoscas y maleducadas generan aversión y rechazo. Por ello, se trata de una premisa muy sencilla: si quieres que te traten con respeto, debes hacer lo mismo tú también, asegurándote de ser amable y educado en todos los contextos sociales, laborales o familiares.
·         Elimina las conductas groseras de tu rutina diaria: Las acciones de tu día a día son fundamentales para generar respeto, por lo que debes prestar atención a tus oyentes, desarrollar la empatía y generar un entorno de escucha cordial. Evita gestos irrespetuosos como estar con el móvil mientras te hablan, gesticular ante otras personas o hablar mal de alguien delante de otros. Considera que no te gustaría que a ti te hiciesen nada semejante.
·         Escucha de verdad: Escuchar no es sinónimo siempre de oír, sino que requiere una actitud proactiva, esfuerzo, voluntad, atención y concentración. Si escuchas adecuadamente, podrás desentrañar las las necesidades, emociones y problemas de tus empleados, inducirlos a compartir experiencias y hacer que los demás se sientan validados e importantes. 
·         Brinda tu mano a los demás: Si escuchas a otros en momentos de necesidad y les prestas tu ayuda, podrás ser útil y generar respeto.
·         No pongas excusas y responsabilízate de tus acciones: Tus decisiones son tuyas, por lo que salvo una circunstancia de fuerza mayor, no recurras a la excusa ni a la mentira para restarte responsabilidades. Si has llegado tarde a una reunión, no has podido terminar un proyecto o has tenido una mala contestación hacia un empleado, aporta una explicación oportuna y discúlpate si es necesario. 
·         No te aferres a la rabia: El resentimiento puede envenenarte, por lo que es mejor que te permitas el enfado y luego avances para dejar atrás la situación. Además de infundir respeto a los demás, te evitará problemas de ansiedad y de estrés y te ayudará a retener mejor tu energía.
·         La evolución es clave: Estar abierto al cambio te abrirá muchas puertas y propiciará que tu mente sea más flexible y completa. No te dejes llevar por al automatismo, adquiere nuevas habilidades e intenta no dejar de crecer como persona.



lunes, 26 de junio de 2017

Cómo mantener el email y las reuniones bajo control

La organización se ve resentida en términos de rendimiento que estos malos hábitos le suponen. El correo electrónico y las reuniones son considerados feroces ladrones de tiempo que afectan el equilibrio de nuestro time management y perjudican nuestra productividad.

725459172.jpg
Según un estudio de Officetime, el 33% de las personas emplean entre una y dos horas al día en responder emails en el trabajo, mientras que el 22% de los encuestados afirma perder más de dos horas únicamente comprobando su bandeja de entrada y revisando los nuevos emails recibidos. Por otra parte, está demostrado que se pierden más de 30 horas al mes en reuniones improductivas(aprende a hacer reuniones eficaces), lo que supone nada menos que cerca de cuatro jornadas laborales, casi una quinta parte de nuestro tiempo de trabajo mensual.
Este artículo trata sobre el email y las reuniones, dos aspectos que debemos tener en cuenta en lagestión de nuestro tiempo. Si quieres saber más de este tema, descarga nuestra nueva guía gratuita Claves para optimizar la gestión del tiempo de trabajo:

Time management y uso del email

El email es el principal ladrón del tiempo de la mayoría de los trabajadores del conocimiento: disminuye su concentración, resta minutos a otras tareas y perjudica a los niveles de atención, además de romper el equilibrio logrado en la planificación de la jornada. Cada día que pasa llegan más y más correos que no hacen sino agravar el problema.
El abuso o mal uso del email es una de las principales fuentes de pérdida de productividad laboral en las organizaciones y sus perniciosos efectos se pueden resumir en:
  • Merma de la productividad individual.
  • Disminución del rendimiento organizacional.
  • Reducción de la capacidad de concentración y de los niveles de atención, causado principalmente por las constantes interrupciones y alertas que no paran de llegar.
  • Aumento del estrés causado por la dificultad para completar las tareas programadas que, en muchos casos, quedan sin resolver y se posponen al día siguiente.

Algunas de las soluciones que mejores resultados dan para luchar contra este ladrón de tiempo que es el correo electrónico son:
  • Cerrar: no dejar nunca abierta la ventana o pestaña del correo electrónico en el navegador.Abrirla sólo cuando sea necesario es la mejor forma de evitar la tentación de echar un vistazo.
  • Bloquear: desactivar las ventanas emergentes y sonidos al recibir un email. Estas alertas reducen el rendimiento e interrumpen, además de provocar distracciones innecesarias. Lo aconsejable es ampliar la prevención y aplicar estas mismas medidas a las notificaciones del smartphone. Sólo de esta forma se adquiere control sobre la información y poder de decisión para escoger cuándo se quiere acceder a un contenido.
ventanas emergentes.jpg
  • Filtrar: utilizar los filtros habilitados para combatir el spam. De esta forma se gana un tiempo precioso que de otra manera habría que ocupar borrando mensajes
  • Limitar: dedicar momentos determinados y previamente establecidos de la jornada a leer y responder emails como actividad. Por la mañana, revisar la agenda antes de consultar la bandeja de entrada y, durante la jornada, como norma general, hay que intentar no emplear más de quince minutos en dar respuesta a un email.
  • Agrupar: concentrar todas las cuentas de correo en una misma bandeja de entrada. De esta forma no se pierde tiempo entrando en las diferentes cuentas. Esta solución es sencilla, rápida, productiva y mejora la gestión de los emails.
agrupar.jpg
Cada persona ha de poner de su parte para evitar agravar el problema de los emails que todos sufrimos. Un par de medidas que aportan muy buenos resultados son:
  • Plantearse si es realmente necesario enviar el correo que se está a punto de preparar.
  • Evitar escribir un email cuando se pueda solucionar la cuestión con una llamada.
  • Utilizar el “responder a todos” con moderación, tratando de no involucrar a más personas de las estrictamente necesarias.

Las reuniones y la gestión del tiempo

Las reuniones son una pieza clave del trabajo en equipo; pero representan graves costes para la organización y un serio problema a nivel de productividad y gestión del tiempo para el individuo si son improductivas. Para averiguar si las reuniones de empresa pueden considerarse o no un espacio productivo hay que preguntarse lo siguiente:
  • ¿Se conoce siempre el objetivo de la reunión de forma previa a su comienzo?
  • ¿Las reuniones comienzan y terminan a la hora planeada?
  • ¿Se tratan todos los temas previstos o se va saltando de una conversación a otra sin ningún orden?
  • ¿Se define una lista de acciones y se establece un calendario de ejecución?
Si, tras responder a esta pequeña autoevaluación la mayoría de las respuestas son negativas, hay que empezar a plantearse el buscar un modo para optimizar las reuniones.
El proceso para implementar una solución efectiva es el siguiente:
  1. Reconocer el problema.
  2. Medir los tiempos dedicados a reuniones.
  3. Evaluar el grado de preparación de los temas a tratar en la reunión.
  4. Seleccionar cuidadosamente a las personas cuya presencia es necesaria en la reunión y limitar a ellas el número de asistentes.
  5. A la hora de fijar fecha de reunión incluir hora de inicio y de fin en la convocatoria.
Los resultados de aplicar estas medidas son muy significativos y perceptibles desde su implementación:
Si este artículo te ha parecido interesante, no te pierdas estos artículos relacionados:

jueves, 22 de junio de 2017

Complejo de Jonás: el curioso miedo a alcanzar el éxito

Saliendo de la zona de confort: si te cuesta demasiado, quizá tengas el Complejo de Jonás.

Complejo de Jonás: el curioso miedo a alcanzar el éxito

La gran mayoría de psicólogos estarán familiarizados con el concepto de autorrealización de Abraham Maslow. Todos sabemos que debemos comer, beber o dormir, pero una vez cumplidas estas necesidades fisiológicas, aspiramos a otras necesidades de un nivel más alto según la teoría de la Pirámide de Maslow
En la parte más alta de esta pirámide se encuentran las necesidades de autorrealización: las necesidades psicológicas y espirituales que nos hacen sentir realizados. Maslow fue el padre de la psicología humanista, una corriente psicológica que postula la existencia de una tendencia humana básica (la autorrealización) hacia la salud mental y el bienestar. 

El Complejo de Jonás

Maslow empero, en oposición a la autorrealización, acuño con el término “Complejo de Jonás” para referirse al miedo a la propia grandeza, a la evitación del propio destino o la huida de nuestros mejores talentos.
Al investigar sobre su concepto de la autorrealización, el psicólogo humanista se planteó la siguiente pregunta: Si nacemos con un potencial ilimitado para autodesarrollarnos, "¿por qué no todo el mundo consigue el objetivo de la autorrealización?". Una de las razones que Maslow plantea en su libro The Farther Reaches of Human Nature publicado en 1971, es el Complejo de Jonás.

¿Quién es Jonás?

El Complejo de Jonás se inspira en la figura bíblica de Jonás, un hombre que fue comerciante e intentó resistirse a la llamada de Dios para cumplir una misión importante. Su destino era convertirse en profeta, sin embargo su primera reacción fue la huida, por miedo a no estar a la altura. 
La explicación de Maslow al complejo de Jonás es que al igual que tememos lo peor de nosotros, también tememos a lo mejor, tememos a nuestras máximas posibilidades. Nos asusta llegar a ser aquello que imaginamos, en nuestros mejores momentos, nuestras condiciones idóneas. Disfrutamos e incluso nos deleitamos ante las divinas posibilidades que descubrimos en nuestros momentos cumbre, pero de igual forma, nos agitamos ante el miedo o la debilidad de esas mismas posibilidades, quizás por no querer salir de la zona de confort.

Salir de la zona de confort

Muchas veces el miedo a salir de la zona de confort es lo que nos limita a seguir creciendo o lo que nos provoca ansiedad. De hecho, en muchas ocasiones incluso preferimos lo malo antes que arriesgarnos a buscar nuestra autorrealización, nuestro bienestar. Quedarnos anclados en la zona de confort, evitando la autorreflexión para seguir creciendo, puede causar que sigamos anclados a nuestros miedos sin pisar con fuerza las incertidumbres. 
Ya comentamos en el artículo "Desarrollo Personal: 5 razones para la autorreflexión" que vivir constantemente de nuestros anhelos y de nuestros deseos incumplidos, sin apostar por ellos, genera una baja autoestima, sentimientos de inadecuación, retraimiento social, poca asertividad, estrés y ansiedad constantes, problemas psicosomáticos y un pobre bienestar emocional.

Desbloquearse para poder avanzar hacia el éxito

Pese a que la reflexión hacia el desarrollo personal podría parecer fácil a simple vista, son muchas personas que acuden a profesionales del coaching para poder desbloquearse. El coach, como facilitador del desarrollo personal, consigue que el cliente reflexione a través de preguntas socrácticas, permitiendo que éste siga creciendo como persona. El coach ayuda a conectar con los deseos y emociones, favoreciendo la autorrealización y permitiendo llegar al lugar en el que uno quiere estar.
En resumen, la vida nos impulsa a seguir el camino hacia la autorrealización. A lo largo de nuestras experiencias, nos vamos encontrando diversas dificultades que nos impiden mirar con claridad hacia el futuro, y que generan miedos, inseguridades y nos hacen sentir perdidos. Algunos esperan y esperan a que todo pase y vuelva a encajar solo, otros persiguen una y otra vez aquello que les hace sentir vivos, lo que les hace sentir el bienestar. Es la mejor manera de abandonar el pesimismo o los malos hábitos que hacen que no consigamos los objetivos que nos proponemos.