viernes, 12 de diciembre de 2014

Un año después de la polémica, los beneficios sociales aún son determinantes

  • El presupuesto anual destinado a cargo de las empresas para beneficios sociales ronda alrededor de los 2.668 euros de gastos, así, lo indica un análisis de Sodexo.
  • Los Planes de Retribución Flexible permiten que el propio empleado pueda elegir entre cobrar su salario íntegro o recibir hasta un 30% del mismo en especie.
 beneficiossociales2
Laura Martín | Madrid


“Los últimos años han sido complicados para las empresas y ello se ha traducido, en ocasiones, en una congelación salarial‎. La existencia de beneficios sociales ha paliado, parcialmente, esta situación que, obviamente, no es la ideal para conseguir la satisfacción, felicidad laboral y la productividad de los empleados” afirma Javier Mourelo, director de Personas y Talento en Clifford Chance.

La congelación y reducción de sueldos a causa de la crisis ha provocado que los tradicionales beneficios sociales se hayan transformado en Planes de Compensación Flexible debido al RD 16/2013 aprobado el pasado año.

Desde su entrada en vigor se han ampliado los conceptos salariales que deben formar parte de la cotización salarial a la Seguridad Social, tal y como son las remuneraciones recibidas en especie. Por tanto, los beneficios sociales que recibían anteriormente los empleados de manera unilateral a cargo de la empresa se han sometido a cotización e incluso ahora, los Planes de Retribución Flexible permiten que el propio empleado pueda elegir entre cobrar su salario íntegro o recibir hasta un 30% del mismo en especie.

¿Se están agarrando las empresas a estas medidas de compensación para motivar a los trabajadores o realmente impulsan beneficios que podían haber desaparecido debido a la situación económica actual de las empresas?

Los beneficios más comunes

A pesar de la polémica existente, los beneficios sociales continúan siendo una herramienta muy demanda y valorada por los trabajadores. Además, la relación entre su satisfacción y la productividad es evidente según diferentes estudios. En la actualidad, muchas personas que se encuentran en la búsqueda activa de empleo tienen muy en consideración que las posibles empresas para las que lleguen a trabajar en un futuro incluyan en sus planes servicios de guardería o seguros médicos.


“Los seguros de vida y los vales de comida son los productos más valorados en la actualidad, aunque los intereses de cada empleado son muy diversos en función de sus prioridades”, asegura Mourelo de Clifford Chance.

El presupuesto anual destinado a cargo de las empresas para beneficios sociales ronda alrededor de los 2.668 euros de gastos, así, lo indica un análisis de Sodexo. Los cheques comida por día se encuentran alrededor de los 7 y 8,99 euros, cifra aceptable teniendo en cuenta el precio de un menú común de un bar o restaurante. Y la ayuda media destinada a los tickets guardería alcanza unos 180 euros.

Además de los beneficios sociales comunes, GDF Suez Energía establece otros más especiales como “bonificación en suministro de electricidad, planes de compra preferente con descuento de acciones de la compañía, tickets formación y compra de equipos informáticos, concursos internos, etc” según su director de RRHH, Daniel Fernández.

Por su parte, los planes de retribución flexible establecen la exclusividad de los paquetes ofrecidos por las empresas para facilitar y mejorar, entre otras cosas, la conciliación de la vida profesional y familiar.

“Es incuestionable su utilidad, mas para una empresa como la nuestra con una edad media de la plantilla de 37 años…estamos en pleno periodo de baby boom dentro de la casa” expresa Fernández. Por tanto, se trata de poner soluciones a las necesidades y preferencias individuales de los trabajadores.

Navidades ¿con o sin cesta?

La cesta de navidad ofrecida como regalo por las empresas se convirtió en las últimas décadas en un fijo de la época navideña. La crisis, de nuevo, también ha hecho mella en esta tradición de la que han tenido que prescindir muchas empresas españolas. Aquí, como en casi todo, el café para todos se ha terminado.

“Nosotros entregamos cestas (de nuevo, personalizadas en función de las necesidades concretas de cada empleado) para los niveles profesionales menos elevados del despacho. Nos parece algo agradable, tradicional y que no debería perderse. Precisamente, la evolución viene dada en forma de personalización del contenido de las cestas” explica el director de Clifford Chance.

Por su parte, desde GDF, Daniel Fernández declara que “nosotros si mantenemos el regalo de navidad a empleados, aunque hay una cierta tendencia a considerar menos la entrega de un producto concreto y más la entrega de tarjetas regalo, o vales por productos/estancias/experiencias que dejan más libertad al trabajador”.

Transparencia en la comunicación del Plan

La comunicación sobre los sistemas de beneficios sociales que se implantan en las empresas es esencial, ya que se trata de la única forma de que los trabajadores conozcan en profundidad los servicios a los que puede adherirse. “La difusión incluye diversas acciones, comenzando por las reuniones presenciales cara a cara, seguramente la más potente de todas las posibles” explica Mourelo de Clifford Chance. Por ello, tanto el lanzamiento del plan como su mantenimiento deben ser comunicados convenientemente a los empleados.

Todos los años a finales de enero se realiza una presentación a todos los trabajadores con todo el paquete de beneficios. Además, hay un espacio dedicado en el servidor interno de documentación, de acceso público para todos los empleados, con la descripción de cada uno de los beneficios, la política y el protocolo de funcionamiento, etc.” describe el director de Personas de GDF.

Adaptación a las grandes empresas internacionales

Google y Microsoft apuestan por el confort y el bienestar de sus trabajadores con fórmulas que no suponen expresamente beneficios sociales pero que aportan un plus de comodidad y mejora en las áreas de trabajo de sus compañías, con zonas comunes de descanso e incluso con la implantación de cápsulas de siesta. Todo es poco para tener contentos a sus trabajadores e influir en su motivación y, consecuentemente en su productividad.

“La estrategia de contar con salas de creatividad dedicadas es positiva, aunque en mi opinión hay mucho marketing detrás de ello. Fomentar la creatividad debe medirse en el ADN de la propia empresa a partir de una cultura empresarial, como indicador de innovación y de creatividad más allá de disponer de espacios concretos” opina Daniel Fernández de GDF.

En esta línea encaminan los departamentos de Recursos Humanos de las empresas españolas el futuro de los beneficios sociales. Estos privilegios aportan al empleado una causa añadida para afianzar los lazos de compromiso y lealtad con su compañía y, a su vez, son para la empresa el puente para conectar, retener el talento y las cualidades más preciadas de sus trabajadores.