viernes, 17 de febrero de 2017

La vida es algo simple, pero insistimos en complicarla - Cómo simplificar nuestra vida

La simplicidad es la máxima sofisticación. Bajo esta premisa, Steve Jobs dio forma a una de las mayores empresas del planeta; Apple. Y también era el lema de Leonardo Da Vinci.

Lo cierto es que la vida es algo muy simple, pero en un error de procesamiento del ser humano, tendemos a complicarnos la vida, y luego, por si fuera poco, además nos quejamos.

Usa el pasado como catapulta, y no como sofá.

Hay dos "tiempos" en los que no podemos hacer nada: el pasado y el futuro. Vivir en pasado nos acarrea un estado nostálgico y en ocasiones depresivo. Y pensar demasiado en el futuro, nos puede generar estrés y ansiedad, ya que es algo incierto. En cualquier caso, es un gasto de energía inútil, pues hasta donde sabemos (y que alguien me corrija si me equivoco), no podemos cambiar nada del pasado, y el único momento de la vida en el que podemos hacer algo es en el presente: ahora mismo.

Pero el pasado tiene algo muy poderoso: lecciones de vida que usando correctamente nos pueden ayudar a crear un futuro maravilloso.

Pero no cargues con los errores del pasado, ni cometas los mismos errores habiendo tantos errores nuevos por cometer. Usa esos errores cometidos y esas lecciones aprendidas como catapulta o como escalones que te ayuden a subir a otro nivel.

Si algo del pasado fue bueno, disfruta del recuerdo. Si algo fue malo, es experiencia que te debe ayudar a no cometer el mismo error.

El éxito, tanto si hablamos a nivel profesional como personal, no se trata de lo que te ocurrió ayer o de dónde te encuentras hoy, sino de hacia dónde te vas a dirigir a partir de hoy para cambiar todo eso.

No hagas las cosas por hacerlas, sé productivo.

No te limites a hacer las cosas. Hazlas bien. Los resultados son más importantes que el tiempo que dedicas a hacerlas. No es lo mismo estar ocupado que estar haciendo algo útil.

Detente y analiza si eso que estás haciendo ahora o aquéllo en lo que estás dedicando tu tiempo te lleva al lugar donde quieres estar mañana o simplemente te ayuda a pasar el tiempo. ¿Merece la pena el esfuerzo?

No hay nada de malo en tener un trabajo temporal que no te gusta. Lo malo es quedarte atrapado en ese trabajo temporal. No pasa nada porque en tus relaciones des con personas que no merecen la pena. Sí que pasa cuando no eres capaz de salir de ellas.

Ver: Cómo ser más productivo en 4 sencillos pasos (Vídeo)

Organiza el espacio, organiza tu vida.

Despeja el desorden en todos los sentidos. Deshazte de las cosas que no te sirven, de aquéllas que ocupan espacio. Y ésto aplícalo tanto para la ropa del armario como de muchas personas tóxicas que tienes en tu vida.

Los espacios desordenados suelen ser molestos y estresantes. Un espacio libre es como un lienzo en blanco en el cual se puede dibujar aquello que deseemos a partir de este momento.

Y desde luego, organiza tu pasado. En ocasiones, no puedes llevar la mochila del pasado hacia donde te diriges. Pasado y futuro no siempre conviven bien, y hay que deshacerse del peso del pasado para dar forma a un futuro mejor.

Puedes cambiar todo lo que no te gusta de tu vida.

Porque hasta ahora hayas hecho las cosas de cierta manera, no significa que debas seguir haciéndolas así, y más si los resultados que has obtenido hasta ahora no son los deseados.

No te quejes de tu vida. En su lugar, cámbiala. No te quejes de las personas que te rodean. Evítalos. No te quejes de tu trabajo y usa esa energía para cambiar tu situación laboral.

Como se suele decir, si haces lo que siempre has hecho, serás lo que siempre has sido. Nada cambia si tú no provocas el cambio.

Es más fácil eliminar todo lo que nos hace infelices que convivir constantemente con la infelicidad.

En definitiva, solemos complicarnos la vida cuando debería ser muy simple.


jueves, 16 de febrero de 2017

Desigualdad de género: la insuperable brecha salarial entre hombres y mujeres

la brecha salarial entre hombre y mujeres.pngLa brecha salarial entre hombres y mujeres es un hecho. Las mujeres en España ganan incluso menos que los hombres en comparación con otros países de la Unión Europea.

Los datos de la última Encuesta de Estructura Salarial, de 2014, comprobaban que el salario masculino era de 25.727 euros de media frente a los 19.744 euros de las mujeres. Esto convirtió a España en el país con mayor brecha salarial de género en  Europa.


Pero la desigualdad entre hombres y mujeres no está solo en el monto del salario, sino también en el tipo de jornada que se realiza sumado al acceso a diferentes tipos de trabajos. La jornada laboral a tiempo parcial es desempeñada por ellas en un 75,2% de los casos y las condiciones en las que trabajan son bastante peores.



Históricamente el paro de las mujeres siempre ha sido superior al de los hombres de manera muy significativa, más permanente y duradero. Como se explica en el artículo de Cinco Días, el salario de los hombres españoles es un 19,3% superior al de las mujeres, frente al 16,3% de la Unión Europea, según datos de la Comisión Europea (CE).


La cruda realidad estadística, ha tirado por el suelo la posición de los que defienden la postura de que los efectos del paro son cada vez menos discriminantes en función de género. Estimaban que se había terminado la desigualdad de las mujeres en el mercado laboral por considerar que las mujeres están más formadas que los hombres, pero claramente no ha sido así.



La segregación horizontal de los empleos (determinados empleos parecen reservados a las mujeres) es otra causa importante de desigualdad. Aunque ellas representan casi la mitad de la población activa, mujeres y hombres no se distribuyen de idéntica manera en los diferentes sectores de la economía. Las mujeres están mayoritariamente representadas en el comercio, servicios a las personas, hostelería, es decir, principalmente en el sector servicios con mucho mayor riesgo de perder su empleo y, sobre todo, más precarios lo que permite la persistencia de una considerable exposición de las mujeres al subempleo. Los sectores en los que predominan las mujeres ofrecen salarios más bajos que aquellos en los que predominan los hombres.



Además debemos de añadir la segregación vertical (desigualdades de acceso a determinados empleos de responsabilidad). Ellas ocupan minoritariamente los puestos de trabajo con elevada responsabilidad. Las mujeres se enfrentan a un techo de cristal que limita sus perspectivas de carrera profesional, es decir, la existencia de barreras invisibles (construidas por los hombres) que impiden a las mujeres alcanzar niveles jerárquicos más altos en el seno de las organizaciones.

Medidas concretas

El Ejecutivo español ha señalado, según informa Europa Press, que “tiene presente el objetivo de reducir la desigualdad salarial entre hombres y mujeres”.

Una de las medidas que se estudian para paliar estas diferencias es el obligar a las compañías a facilitar información sobre los niveles salariales. Deben mostrar las remuneraciones por géneros y niveles profesionales, para comprobar que personas de diferente sexo cobran igual por llevar a cabo una misma tarea.

Según, el estudio Mujeres en la alta dirección en España, realizado por investigadoras de la IE Business School, la presencia de mujeres en puestos directivos continúa siendo escasa en las empresas españolas (13% del total).

Una mayor igualdad entre hombres y mujeres produciría beneficios para la economía y para la sociedad en general. 

Por otro lado la eliminación de la brecha salarial entre hombres y mujeres contribuiría a reducir los niveles de pobreza y a aumentaría los ingresos que reciben las mujeres a lo largo de su vida.


Workmeter



 

miércoles, 15 de febrero de 2017

La selección de personal y la Reforma Laboral

La selección de personal y la Reforma LaboralSe cumplen cinco años desde que se aprobó la última Reforma Laboral y, echando la vista atrás, es cierto que los resultados obtenidos han sido positivos.

Durante los años anteriores al 2011, el mercado laboral, la selección de personal, ha estado muy parada, casi inexistente, y las empresas en lugar de contratar, despedían.

Las empresas de reclutamiento, de selección de personal notamos la crisis de los primeros, lo mismo que somos las que antes comprobamos el cambio de tendencia.

Es cierto que, cinco años después, a primeros del 2017, se está contratando, y mucho.

Nuestra experiencia y especialización sectorial –comerciales, vendedores- nos demuestra que la actividad está creciendo bastante. Llevamos más de un año con dificultades para cubrir determinadas posiciones de algunos sectores y ello se produce porque hay más demanda que oferta, si se me permite el símil económico.

Es justo lo contrario que sucede en las épocas de crisis: hay más oferta de trabajadores que puestos para cubrir.

No soy quien para entrar en la calidad de los puestos de trabajo que se crean, que si son en precario o de larga duración, pero lo cierto es que a nosotros las empresas nos solicitan profesionales a los que les ofrecen puestos de trabajo con previsión de continuidad e, incluso en bastantes casos, acompañados de planes de carrera cuando de jóvenes con talento se refiere.

Que la crisis económica ha terminado (o al menos está en sus últimos coletazos en la mayoría de sectores) es algo que todos podemos comprobar cuando vamos a restaurante, tiendas, salimos de viaje los fines de semana y hablamos con compañeros y amigos y nos ratifican que se ve el futuro cercano con mucho más optimismo. También, hay que añadir a ello que las unidades familiares empiezan a tener a todos sus miembros trabajando, consecuencia lógica de la mejora del mercado laboral.

Y ahora, cinco años después, y analizando como profesionales de los recursos humanos y de la selección de personal que somos el porqué se ha llegado a esta positiva tendencia, está claro que una parte importante de la culpa es de la Reforma Laboral aprobada hace un lustro.

Corresponde a los expertos economistas valorar desde los datos macro la aportación de la Reforma a la economía española, pero nosotros tenemos claro que en la selección de personal sus consecuencias no han podido ser más positivas.


María Godín
Directora ComercialesPlus


martes, 14 de febrero de 2017

Taller d'Imatge Professional a Barcelona

Dins l'acord de col·laboració entre SEiEM i el Rotary Club Barcelona Alba i en la nostra voluntat d'aprofitar sinèrgies, us informem de la realització d'un Taller d'Imatge Professional que tindrà lloc el proper dilluns 27 de febrer a les 19,15 h. a l'Hotel Alexandra (c/ Mallorca, 251).

La donació per assistència será de 10 eur que aniran destinats a la Delegació Catalana de la Federació Espanyola d'Enfermetats Rares (FEDER).

Us animem a assistir a aquest interessant taller que a més es fa per una bona causa. Ens acompanyes?


Lo que todo reclutador quiere ver en tu perfil LinkedIn



LinkedIn. Redes sociales. Búsqueda de empleo.LinkedIn es una herramienta que otorga gran visibilidad a nuestro perfil profesional y que potencia nuestras posibilidades de conseguir empleo. Pero para que esto sea posible, es fundamental conocer bien qué es lo que los reclutadores quieren ver en nuestro perfil, para llamar su atención y conquistarlos

Y por supuesto, no todo lo que se pretende de un candidato es conocimiento técnico y experiencia. Aquí te comentamos cuatro -muy importantes- elementos que todo reclutador también quiere encontrar en tu perfil LinkedIn:
  1. Titulo/Encabezado: Por defecto la red profesional mostrará tu nombre y último empleo en esta sección, pero ¡no desaproveches la oportunidad de tener un atractivo encabezado! El gran poder de este elemento es el de servir de síntesis absoluta de tu profesión o del trabajo que buscas. Encuentra las tres o cuatro palabras que resumen e identifican tu búsqueda. Recuerda nuestros consejos para redactar el encabezado perfecto. Así, ayudarás también a que LinkedIn pueda incluir tu perfil en las búsquedas más adecuadas para ti, y a que ¡los reclutadores no pierdan la oportunidad de conocerte!
  1. Resumen/Extracto: Es el siguiente elemento que aparece en el perfil LinkedIn y constituye tus 5 segundos de “fama” para capturar la atención de reclutadores y empleadores. Al igual que en tu Cv, en este espacio debes incluir un muy breve elevator speech que te defina profesionalmente (quién eres, qué buscas y qué tienes para ofrecer). Por favor, ¡no lo dejes vacío! Tienes a tu disposición 2.000 caracteres y todas las chances para acercarte al trabajo que buscas. No olvides utilizar palabras clave/keyword. El correcto uso de estrategias SEO de posicionamiento es también esencial para que tu perfil aparezca entre los primeros resultados en las búsquedas pertinentes.
  1. Contactos: ¡Claro que sí! LinkedIn es una “red” y por ello, tener suficientes contactos, que sean relevantes para tu industria o compartidos con las empresas de tu interés, facilitará mucho tu búsqueda y la de los reclutadores. ¿Qué es lo más importante? Tener al menos 50 contactos que pertenezcan a tu mismo sector. ¿Cómo conseguirlo? No dejando de participar en foros y conversaciones de tu industria, siguiendo a los referentes y opinando en sus artículos, consiguiendo que tus contactos te presenten a otros y personalizando cada una de las invitaciones que envías.
  1. Recomendaciones: Tener buenas recomendaciones en LinkedIn facilita mucho el trabajo de los reclutadores (¡especialmente si son de jefes o supervisores directos!). Además, obtener recomendaciones en esta red es relativamente sencillo y tú también puedes devolverles la atención a quienes te recomiendan, dejándoles una buena referencia sobre su trabajo.

Blog Adecco

lunes, 13 de febrero de 2017

8 maneras de gestionar la decepción en el trabajo

La frustración puede producir improductividad y desmotivación

 

Sentirse decepcionado ante un mal resultado es habitual en el mundo de los negocios. Saber enfrentar esas emociones de tristeza o ira, pueden suponer la diferencia entre avanzar hacia una solución o estancarse en el problema, repitiendo errores anteriores y cayendo en nuevas decepciones.

La decepción es inevitable en los negocios. Por lo general éstas se relacionan a resultados en proyectos o datos económicos, pero también puede referirse a las dinámicas laborales o trabajos en grupo. Es algo común, habitual e intrínseco del ser humano. El afán de superación es positivo siempre y cuando se enfoque desde una perspectiva del “camino” y no del “resultado”.
Aprender de los errores o identificar las claves que han determinado que no se haya llegado a los objetivos marcados, es parte del aprendizaje de los profesionales, incluidos los de más éxito. Pero ¿cómo se hace frente a la decepción? Un artículo publicado en INC ha revelado 8 cosas que podemos hacer para que la frustración sea productiva.
  1. Mantener la compostura. Los grandes líderes saben que la mejor fórmula para salir de una crisis, sea empresarial o emocional, es mantener la mente fría. Independientemente de cuál haya sido la pérdida, es injustificable la pérdida de los modales, aunque la responsabilidad recaiga en otras personas. Saber mantener la calma permite llegar más rápido a soluciones.
  2. No convertirlo en algo personal. Las decisiones en el mundo de los negocios nunca se deben tomar desde las emociones, sino desde los datos. Si esto no fuera posible culpar a la intuición o pensar que la persona responsable lo ha hecho con conocimiento de causa no sólo no contribuye a la mejora de los procesos decisivos, sino que destruye las relaciones de confianza que se establecen en la compañía.
  3. Aceptar las decisiones. Nunca hay que quedarse con una duda. Si se necesita más información, hay que pedirla, pero anclarse en el desacuerdo no mejorará los resultados. Si uno no comparte las razones que ha llevado a una decisión, hay que evaluarlas y ver qué ha fallado.
  4. El poder de la humildad. Ser humilde implica escuchar a otros. Pensar que se sabe todo, limita la capacidad de atender a cuestiones de riesgo y acceder a caminos no vistos por la persona responsable de la toma de decisión.
  5. Unión de equipo. La confianza en el equipo de trabajo es lo que distingue un jefe de un líder. Proteger al equipo por encima de los errores, supone dar un paso más allá en la mejora de los procesos de trabajo en grupo.
  6. La importancia de la pasión. Tras una decepción, la motivación y productividad puede decaer. Es entonces cuando hay que recordar por qué estamos trabajado en ese sitio, cual era nuestro objetivo inicial.
  7. El diálogo como herramienta. Los estudios han demostrado que la tristeza se contrarresta de forma más rápida cuando se comparte con otros. Un consejo útil sería encontrar una voz positiva que inspire confianza en el equipo.
  8. Desconectar a tiempo. Centrarse únicamente en el fallo o el sentimiento de frustración no va a ayudar a salir de esa situación. Hay que tratar de dejar atrás esos momentos, identificar sus causas y seguir adelante con el trabajo.

 

Equipos & Talento

viernes, 10 de febrero de 2017

Fórmulas flexibles para ser un profesional con alto potencial


Las empresas apuestan por la flexibilidad, no por los horarios

¿Y si la flexibilidad laboral no te hace libre?


Cada vez más profesionales piden a sus empresas que implanten nuevos sistemas de trabajo. El reto de las compañías es conseguir que estos modelos sirvan de trampolín para la carrera de sus empleados.


Es habitual pensar que las empresas necesitan un solo líder que inspire a los demás con su visión. Sin embargo, el año pasado el Partido Verde de Inglaterra y Gales designó a dos colíderes, Caroline Lucas y Jonathan Bartley, para que dirigiesen el partido bajo el fundamento del trabajo compartido.


Algunos expertos opinan que esta decisión forma parte de una estrategia política y alegan que un puesto tan importante no puede compartirse. Sin embargo, Bartley cree que, de esta forma, la agrupación demuestra que "no sigue las fórmulas tradicionales".

De hecho, los datos que publicó la consultora Timewise indican que los gestores cada vez aprueban más el empleo a jornada parcial y el trabajo compartido. En Reino Unido, de las 5,1 millones de personas que tienen salarios altos (aquellas que ganan más de 40.000 libras al año, es decir, más de 46.000 euros aproximadamente) un 15% (alrededor de 773.000 empleados) trabaja a tiempo parcial. Esta cifra es algo más elevada que hace un par de años, cuando el porcentaje era del 14%. El principal motivo de este crecimiento es que cada vez son más las compañías que adoptan horarios laborables flexibles para captar a los mejores.

La crisis económica de 2008 cambió el panorama, declara Karen Mattison, co-consejera delegada de Timewise. Por lo general, los profesionales aceptaron que las empresas redujesen sus horarios para así conservar sus empleos. Por ejemplo, en Japón, según las cifras de la OCDE, los trabajadores a tiempo parcial pasaron de constituir un 18% de la población activa en 2006 a un 23% en 2015. Sin embargo, los datos sugieren que la recesión ha beneficiado a las personas con los salarios más elevadas. Así, las fórmulas flexibles de contratación y las altas retribuciones se han convertido en incentivos para contratar a los mejores trabajadores, declara Maggie Stilwell, codirectora de contratación de la compañía de servicios profesionales EY. En la encuesta que realiza cada año esta organización a sus 230.000 empleados, el 84% agradeció la flexibilidad que le proporcionaba la empresa.

El año pasado, Arpad Cseh, consejero delegado de UBS en Londres, solicitó trabajar a tiempo parcial para poder desarrollar un proyecto personal. Sin embargo, Cseh reconoce que uno de los problemas más frecuentes de este tipo de jornadas es que se acaban trabajando más horas de las que se estipulan en el contrato. No obstante, también admite que con esta flexibilidad ha reafirmado su lealtad al banco.


Compartir un cargo

Una forma de evitar pasarse por la oficina cuando se opera desde casa es compartir un puesto de trabajo. Así actúan Alix Ainsley y Charlotte Cherry, codirectoras de Recursos Humanos en Lloyds Banking Group. Ambas afirman que la jornada parcial no ha sido un obstáculo para sus carreras profesionales y ya habían trabajado de forma conjunta en General Electrics. "La posibilidad de actuar en equipo nos genera más confianza", añade Ainsley.

Los expertos opinan que, mientras que algunas compañías no ponen ningún obstáculo cuando hay que implantar horarios flexibles, no es muy frecuente que las organizaciones permitan a sus empleados trabajar a tiempo parcial o compartir un empleo.

Raj Tulsiani, consejero delegado de la empresa para la contratación de ejecutivos Green Park, opina que, a menudo el trabajo a tiempo parcial no sólo implica la reducción de las horas laborales sino también del salario.

Los profesionales con alto potencial opinan que esto debe cambiar. "Las nuevas generaciones de trabajadores realmente quieren tener más autonomía sobre cuándo y dónde trabajar", concluye Mattison.

viernes, 3 de febrero de 2017

Cómo generar un ambiente de trabajo perfecto


La cantidad y calidad del trabajo que acabas haciendo en una jornada laboral depende de muchos y diversos factores. El entorno del que te rodeas es uno de ellos.
Cómo generar un ambiente de trabajo perfecto.png 


La motivación propia de cada uno, el número de distracciones e interrupciones a las que eres sometido a lo largo del día y una que es probable que no se te haya ocurrido: el entorno en el que estás trabajando. Podrías pensar que la habitación en la que te encuentras o el departamento de la oficina donde trabajas poco importa para tu rendimiento pero realmente tiene una alta implicación en la cantidad de tareas que puedes resolver al final del día.



 Así pues: ¿cómo puedes asegurarte de que tu lugar de trabajo sea lo más productivo posible? Las respuestas las vemos en esta infografía de Entrepreneur y que ha sido elaborada por Intuit.



Según la investigación en la que se basa esta infografía la productividad de los empleados se puede ver afecatada hasta un 10% por la temperatura y la calidad del entorno de trabajo. Concretamente, la temperatura tiene un impacto en la velocidad y concentración de nuestro trabajo. El estudio dice que la productividad cae entre un 0,3%-0,4% por cada grado de temperatura diferente al ideal.

Intenta mantener en la oficina una temperatura media que oscile entre 21 y 22 grados para alcanzar un ambiente de trabajo productivo.




Las vistas y el área que rodea nuestro lugar de trabajo también tienen un impacto en el rendimiento laboral. En un call center, tener una ventana con vistas afuera hizo que se redujera un 6% el tiempo requerido para atender llamadas mientras que otro estudio afirmó que la respuesta cognitiva del cerebro mejora entre un 10%-16% si se tienen buenas vistas exteriores.

Intenta colocar a tus empleados cerca de lugares donde puedan ver la calle. 




El ruide influye muy negativamente en nuestra concentración y es uno de los principales problemas que reportan los empleados. Cerca del 30% de los trabajadores se quejan de que se distraen por culpa de las conversaciones que mantienen sus propios compañeros, afectando más a los hombres (33%) que a las mujeres (25%).

Permite a tus empleados usar cascos y auriculares para aislarse de los ruidos externos de la oficina. Intenta instaurar en la medida de lo posible unos periodos de silencio total como en las bibliotecas.




Las herramientas tecnológicas que facilitas a los empleados también juegan un papel importante. Tener un doble monitor puede estimular la productividad entre un 9% y un 50% según una investigación de Microsoft. En el otro lado, si tienen ordenadores portátiles pueden flexibilizar su trabajo y mejorar su productividad en 100 horas anuales.


Intenta no ver la tecnología como un lujo sino como un beneficio tangible. Otorga flexibilidad a tu plantilla para que puedan trabajar desde cualquier lugar y se muestren más motivados y eficientes.




Cada persona tiene sus momentos del día donde se muestras más productivo. Generalmente, el rendimiento suele incrementar sobre las 11:00 y decrecer entre las 14:00 y 15:00 horas de la tarde.

Intenta hacer las tareas más intenstivas y complicadas a primera hora para dejar a las rutinarias por la tarde.


Workmeter
 

jueves, 2 de febrero de 2017

7 de cada 10 empresas prevé nuevas contrataciones en 2017

7 de cada 10 empresas prevé nuevas contrataciones en 20172016 ha sido un año complejo: la falta de Gobierno, el Brexit o las elecciones estadounidenses han impactado directamente sobre el entorno empresarial, truncando en buena medida las buenas previsiones económicas que tenían las empresas al inicio de año. Pese a todo, la activación del mercado ha ido afianzándose a medida que avanzaba el ejercicio, con una continuada recuperación de los volúmenes de empleo y una tasa de paro que ha logrado bajar del 20% por primera vez en siete años.

Pese a las numerosas asignaturas pendientes, empresas y trabajadores inician el año con optimismo, según los resultados de la Guía del Mercado Laboral 2017 de Hays, que recoge una encuesta a 56 universidades, 1.700 empresas y 8.800 profesionales, así como el análisis salarial de 2.400 posiciones y un barómetro de tendencias y balance de 15 sectores destacados para la economía española.

Las empresas han dejado atrás las principales preocupaciones de la crisis como por ejemplo las dificultades del acceso al crédito o el temor a los impagos, que caen a las últimas posiciones del ranking. Por el contrario, las dificultades para encontrar personal cualificado ganan terreno, situándose a la cabeza junto con el desajuste entre la oferta de profesionales y las vacantes disponibles o la poca organización entre universidades y empresas. El 79% de las compañías encuestadas considera superada finalmente la crisis, y asegura haber notado incrementos relevantes en indicadores básicos: facturación (85% de los encuestados), número de empleados (70%) y expansión internacional (58%). 7 de cada 10 compañías encuestadas prevé realizar nuevas contrataciones a lo largo del ejercicio. 

Falta de perfiles adecuados en determinadas posiciones y sectores

Ante estos signos de recuperación, uno de los puntos más preocupantes, dado que amenaza de alguna forma el crecimiento futuro de las compañías, es la admisión por parte del 72% de las empresas de dificultades para encontrar perfiles adecuados para determinadas posiciones, lo que denota una clara necesidad de adaptar el sistema educativo a las nuevas demandas competenciales que requiere el mercado laboral.

En muchos sectores, las empresas buscan competencias más que conocimientos, como capacidad analítica, dotes de comunicación, trabajo en equipo o proactividad, pero son pocas las instituciones académicas donde se hace hincapié en este tipo de aprendizaje”, ha afirmado Christopher Dottie, Managing Director de Hays España, durante la presentación de la Guía.

La falta de profesionales altamente cualificados es ya una de las principales preocupaciones de las empresas. Asimismo, las compañías también destacan las dificultades de adaptación a los cambios constantes que tienen que asumir, especialmente en tecnología, y derivado de esta situación, la escasez de profesionales preparados para esta realidad y la complejidad en la adaptación de sus propias plantillas.

Por otra parte, casi la mitad de los responsables de Recursos Humanos consultados teme sufrir fugas de talento este 2017, lo que no deja de ser otro indicador claro de que los trabajadores perciben que han dejado atrás la crisis. Los sectores más preocupados por la fuga de talento son aquellos que más dificultades están encontrando para contratar personal cualificado: Banca, Consultoría de Negocio, Ingeniería, Tecnología y Telecomunicaciones.

Este dato queda confirmado por los trabajadores empleados encuestados, que admiten en un 66% de los casos estar buscando trabajo de forma activa, frente al 54% de un año antes. Por sectores, la construcción, los transportes, la publicidad, los medios, los empleados del sector de la comunicación y las relaciones públicas y los de contabilidad y finanzas son los más descontentos. Estos trabajadores buscan un cambio principalmente para crecer profesionalmente y encontrar un proyecto más motivador. La obtención de un mejor salario es la tercera de sus motivaciones.

El sector industrial y de IT, a la cabeza

Por sectores, la Guía del Mercado Laboral 2017 estima que el industrial y la ingeniería, el marketing y ventas, la logística, el inmobiliario y las tecnologías de la información tirarán del empleo cualificado este año. Por el contrario, el mundo de las finanzas y los seguros son los sectores que presentan un escenario con más dificultades y retos.

El sector industrial, relevante en la economía española por su contribución del 18% del Valor Añadido Bruto, mejora significativamente su crecimiento, especialmente la industria del automóvil, prácticamente igualando los niveles de producción de 2007.  El motor, junto con la industria agroalimentaria, la farmacéutica y la de bienes de equipo, así como la reparación de productos, han incrementado un 14% la demanda de perfiles técnicos a nivel nacional en 2016 respecto al año anterior.

Hays considera que las figuras clave para 2017 van a ser posiciones relacionadas con la garantía de los pedidos, por lo que las figuras de Operaciones, Producción y Calidad van a seguir en lo alto de la tabla. En cuanto a las perspectivas de desarrollo de nuevos productos, las áreas de I+D cada vez toman más relevancia, dando lugar a crecimientos para los Ingenieros con especialidad en Diseño, Electrónica, Idiomas y Proyectos Internacionales. “Cabe destacar, no obstante, que solo el 17% de los ingenieros de formación son mujeres, dato que no ayuda a reducir las desigualdades laborales entre hombres y mujeres”, ha explicado Noelia de Lucas, Directora Comercial de Hays España.

El sector de las Tecnologías de la Información sigue en pleno crecimiento por cuarto año consecutivo, impulsado por la tercerización de la economía, cada vez más focalizada en los servicios y la utilización de las nuevas tecnologías para mejorar ese servicio a los clientes. En 2016 se amplió la demanda de perfiles de TI, así como la calidad de las ofertas. Cabe destacar que más del 85% de las ofertas de empleo de IT en España están repartidas entre Madrid y Barcelona, donde se concentrar la gran mayoría de los hubs tecnológicos o centros de innovación y de coworking.

En 2017, el mercado laboral de IT seguirá creciendo. Varios estudios estiman que se tendrán que cubrir entre 300.000 y medio millón de puestos de IT en los próximos dos años en España. La clave para absorber esta fuerte demanda será, en primer lugar, la capacidad de las empresas para adaptar sus procesos de selección y cambiar de paradigma y, en segundo lugar, la adaptación del sistema educativo español para propiciar las futuras generaciones de profesionales IT.

El aumento de actividad que experimenta en el sector del Transporte y la Logística repercute directamente en el crecimiento del empleo y en el aumento de inversiones y proyectos en el sector Inmologístico, que también se reinventa gracias al avance indiscutible del e-commerce. El 19% de los servicios de transporte y logística se contrata ya a través de Internet, mientras que el 40% de las empresas de E-Commerce utiliza más de dos operadores de transporte. Todo este aumento de actividad ha traído consigo una inversión récord en el sector, que busca profesionales con perfil comercial y con formación superior, idiomas y red de contactos.

Los farolillos rojos

En el otro lado de la balanza encontramos al sector bancario. La continuada concentración en el sector bancario español puede implicar recortes tanto en plantillas como en oficinas, más aún con la apuesta de las entidades por la Banca Online, que traerá consigo un cambio de los procesos que cambiará la organización interna de los bancos y la relación de éstos con sus clientes.

Tampoco 2017 parece que será el mejor año para el sector asegurador. El sector se enfrenta a una caída de resultados financieros debido al contexto de tipos de interés bajo. Para el ejercicio se espera un contexto de transformación tecnológica que ofrezca mayores oportunidades para el negocio. El sector es consciente de que el cliente demanda cada vez más un servicio a medida y las compañías saben que es necesaria una etapa de cambio que permita una mayor innovación.


miércoles, 1 de febrero de 2017

Una de las decisiones más difíciles que toman las personas de éxito y que no hacen el resto.

La fórmula para tener éxito parece que está muy bien definida: Tener una meta o propósito, adquirir los conocimientos necesarios para ello, trazar un plan para alcanzar dicho propósito, dejar la dilación (posponer las cosas) y tomar acción (mientras no tomes acción, realmente no te has decidido), ser disciplinado en tus acciones y en tu vida, y ser persistente hasta que lo logres.

Al menos, en esos pasos pasos están de acuerdo todos y cada uno de los autores de desarrollo personal, así como todos y cada uno de los actuales multimillonarios. Ver: 16 cosas que te impiden hacerte rico, según Napoleón Hill, que dedicó su vida al estudio de 500 millonarios.

Si bien esta fórmula para tener éxito podría parecer fácil o difícil, hay otra decisión que las personas de éxito hacen, y que parece que al resto de personas nos cuesta un poquito más. Las personas de éxito no sólo trabajan más duro y salen de su zona de confort, sino que también evitan a toda costa el seguir a la manada.


Si te preguntas por qué no tienes éxito en tu vida, por qué tienes un trabajo que no te gusta, por qué eres un inversor mediocre, es muy probable que te encuentres siguiendo a la manada.

Remontémonos a los tiempos de instituto. La mayoría de chicos tienen aislado a los más inteligentes de la clase (llamémosle empollones). Probablemente no acuda a las fiestas de los chicos más "guais", ni haga lo mismo que hacen el resto en sus ratos libres al salir del instituto.

Pero no te quepa duda de que, años más tarde, las estadísticas del éxito estarán a su favor, y es muy probable que esa persona que antes discriminaste, ahora esté mucho más integrado en la sociedad que tú. De hecho, ya lo decía Bill Gates: "No te rías de los nerds, pues es muy probable que acabes trabajando para ellos".

Thomas C. Corley, autor de Rich Habits (Los hábitos de los ricos), lo tiene claro: "La mayoría de la gente no tiene éxito porque no se separan de la manada. Es la manada la que nos frena".

Pero...¿Por qué tendemos a seguir a la manada?
Probablemente se deba a los restos de una herencia genética de nuestros antepasados, por lo que separarse de la manada es un hábito más difícil de lo que se cree.
Aquí está Corley:
"Estamos predeterminados genéticamente a querer mezclarnos y pertenecer a una manada. Es un subproducto de la evolución del genoma humano durante la primera parte de nuestra existencia humana, ya que si los humanos pertenecían a un rebaño, estaban a salvo de los depredadores. La doctrina de la manada aseguró la supervivencia de nuestra especie"
Hoy día, podemos observar cómo la mayoría de las personas de gran éxito, han destruido por completo ese hábito: "Se separan de la manada, crean su propio rebaño y luego llaman a otros para unirse".
Mientras la clase media y pobre busca una comodidad emocional, psicológica y física, las personas de éxito tienen muy claro que el éxito no es fácil, y que la comodidad no te lleva hasta allí. La manada tampoco.
Tendemos a copiar las acciones de nuestro entorno. Tarde o temprano, el entorno nos acaba arrastrando si no cambiamos de entorno. Aunque suene repetitivo, no podemos hacer lo que hacen el resto de personas, y esperar obtener unos resultados diferentes.
Por ejemplo, si tu grupo de amigos carece de aspiraciones y tienen todo el tiempo libre del mundo, mientras tú, en cambio, eres más ambicioso y quieres trabajar en algún proyecto, no podrás seguir el ritmo de ese grupo si quieres alcanzar ese objetivo. De hecho, es muy probable que acaben arrastrándote.
Parte del camino hacia el éxito, consiste en hacer algunos sacrificios que consisten en aprender mientras otros se divierten, y trabajar duro mientras otros descansan. Sólo así, algún día, gracias a esos sacrificios podrás tener la vida que exactamente deseabas y lograr algunas cosas que otros sólo pueden desear. Y para ello, hay que evitar hacer lo mismo que hace la manada, creando por el camino tu propia manada: una manada más afín a tus intereses y objetivos.